LA MIRADA PRESENTE

La Mirada Presente
es un cuarto a oscuras,
y mis ojos abiertos a la medianoche:
estoy acá.

Recorro la casa vacía.

Leo mi libro en el sillón gris,
siento el sabor de las palabras.
Puedo decir «esta es mi vida», «esta es mi vida».
En la mesa pequeña, bien puedo tomar un mate.

El aire ocupa los espacios, lo había olvidado,
y los pensamientos ocupan el tiempo.
Pero el pensamiento sin palabra es el tiempo.

Afuera, siento el peso de las estrellas
y me miro fijamente con un gato:
soy, ante todo, un animal

y mi dueño todavía duerme
en un cuarto a oscuras,
o maneja por la autopista
sin pensar en estas cosas.

JAQUELINE, HADA

A principios de 2018 regresé a Buenos Aires con todas las energías puestas en realizar obra musical. A partir de una muy breve intervención en teatro fui contactado por Juanse Rausch para realizar las composiciones del musical Queer ATP «Jaqueline, Hada».

JAQUELINE, HADA

Quién

Mi cuerpo está aquí, presente, 
y sin embargo

debajo de mi piel, en la oscuridad, 
crujen las raíces de lo incierto

¿Quién está ahí?

Yo era de los truenos

No sabría distinguir
las ventanas de los espejos.

de pequeño yo era de los truenos
las tormentas tronaban en mí

luego me adueñé de todo
y la vigilia fue mi ensueño

hoy, sólo hago correr la voz 
del rayo que atraviesa los cristales

Álbum de Familia

De todos,
Soy el iluso.
El que abandonó 
donde todos batallan.

Y batalla donde todos abandonan.

Me dices que tú a mi edad
Eras la madurez del Hombre
Mientras yo me pienso siendo como tú
Y me digo que no señalo a nadie.

¿Por qué el mundo apuntará
a los que no disparan?

(Imagen del archivo familiar.)

Noche

Tú habitas hondo en mi lago
te veo en todos los reflejos
Compartes mis sueños.

Yo me hundo en tus ojos
Hasta el oscuro universo.

Tienes todas las llaves
De las puertas que he cerrado
Si las abres sin reparo,
yo me muero.

(Fotografía: constelación Vulpecula, NASA)

CAMINATA

No soy poeta
pero puedo ver
en los ojos de la gente
la gota de tinta divina,
la firma de Dios que refleja
lo irreductiblemente bello,
lo que nunca podrá ser vendido,
ni jamás contaminarse:

Ese espacio en cada uno
del que nos acordamos
acurrucados en las camas.
Aquello que extrañarán los suicidas
y que borra las madrugadas.

Si algo queda de hermoso 
habita esas miradas.