Los otoñales

Dejamos, al andar, nuestro trazo. Una huella inmediata que imprime el aire con algo de nosotros. Lo veo claramente el domingo, cuando asisto al teatro. Juego a imaginarlo después, mientras bailo en el Laboratorio de Intercorporalidad: algunas personas son como la primavera, y dejan a su paso un trazo de flores, de colores. Van sembrando y no esperan. Me animo y agrego: poseen cierto brillo, un cierto optimismo, una esperanza. 

Los otoñales