ANTE LO ABSURDO

Extraña afición la mía, de coleccionar cosas insignificantes rescatadas de la vereda. Objetos anónimos, salidos de limpiezas profundas de quién sabe cuáles habitaciones. Cosas que caen, finalmente, de bolsas desgarradas por los recolectores de basura en el afán de acabar su noche; y que yo recojo: un guión de telenovela, el fotograma rayado de una película treinta y cinco milímetros, el cartel luminoso con el significado de los números de la lotería; un sinnúmero de hojas de cuaderno.

ANTE LO ABSURDO