TRAMA TXT

Por ejemplo, los sauces.

Viaja en el colectivo, un poco más adelante y de espaldas a mí. Es casi una figura: no veo ni su rostro ni sus gestos. Sin embargo, hay algo evidentemente hermoso y vital en ella toda: son las flores. Las flores en su vestido. La flor y el colibrí en su campera de jean. La textura de flores en el broche que amarra su pelo. La flor como símbolo. El misterio del símbolo en la espalda de una mujer. 

Bajo del colectivo y camino. Pienso en la Naturaleza. «No hay mucha ropa para hombres con motivos florales», me digo. Ni siquiera con motivos vegetales. Es como si lo vegetal no fuese lo suficientemente feroz, dinámico, «macho». 

A mí me gustan, por ejemplo, los sauces. 

Camino. En la ciudad los edificios son símbolos de poder. Los edificios son norma y los árboles, ornamento. Por jugar me animo a pensar lo contrario: que, aunque sobre esta Tierra —ese gran organismo vivo— hayamos construido nuestros diminutos adornos de cemento, y que a fuerza de piedra y asfalto hayamos limitado toda Fuerza Vegetal, esta, en su inmensa paciencia, fuerza y sabiduría, va a acabar por dominarnos, cuando el tiempo nos devore. 

Créditos de la imagen:
https://nazmiyalantiquerugs.com/antique/persian/bidjar/antique-golfarang-persian-bidjar-runner-rug-48630/