TRAMA TXT

Lo que no me gusta

Hay cosas que no me gustan. No me gusta, por ejemplo, parecer un tipo negativo y vivir bajo la sombra de la queja. Queja que alimenta a una amargura insaciable y que, así y todo, hace sobrevivir a los que no encuentran modo: los iracundos, los amargados, los injuriados. Los olvidados de la suerte. A ellos no se les puede palmear la espalda, y a mí hoy tampoco: me permito, entonces, estas líneas oscurecidas por malos momentos. 

«Desprecio menos a los que mienten que a quienes eligen vivir en la mentira. A los que se disfrazan de lo que no son. A los que se arrodillan ante el espíritu de su época. A los defensores de la pureza. A los que citan y no piensan. A los apellidos y a los linajes. No me conocerán por mis parientes. No me agradan los simplificadores y, en el otro extremo, quienes complican con palabras lo que no es complicado». Fin del comunicado.

¿Por qué guardaré las ofensas, los fantasmas de lo que no quiero? A veces, para inventarme un espejo. Me digo, por ejemplo, que un alma original miente, pero como agente del deseo, y lo llama «Arte». Que existe la nobleza a primera vista. O que no canto para todos, sino para algunos cuantos. Me digo muchas cosas y, de pronto, me quedo dormido. 

Desde chico, acumulo sueños con el fin del mundo.

Ilustración: Where the Wild Things Are, Maurice Sendak.