TRAMA TXT

CAMINATA

No soy poeta
pero puedo ver
en los ojos de la gente
la gota de tinta divina,
la firma de Dios que refleja
lo irreductiblemente bello,
lo que nunca podrá ser vendido,
ni jamás contaminarse:

Ese espacio en cada uno
del que nos acordamos
acurrucados en las camas.
Aquello que extrañarán los suicidas
y que borra las madrugadas.

Si algo queda de hermoso 
habita esas miradas.