La tarea de Sócrates, la que le fue confiada, dice la Apología, por el oráculo de Delfos, será pues hacer que los demás hombres tomen conciencia de su propio no saber. Para llevar a cabo esta misión, Sócrates tomará él mismo la actitud de alguien que no sabe nada, es decir, la de la ingenuidad.

Su método filosófico consistirá no en transmitir un saber, lo que equivaldría a contestar las preguntas de los discípulos, sino , por el contrario, a interrogar a los discípulos, porque él mismo no tiene nada que decirles, nada que enseñarles, en lo tocante al contenido teórico del saber. La ironía socrática consiste en fingir querer aprender algo de su interlocutor para llevarlo a descubrir que no conoce nada en el campo en el que se pretende sabio.

del libro “¿Qué es la filosofía antigua?”, de Pierre Hadot.